20 aniversario de Piscinas DTP

20 ANIVERSARIO DE PISCINAS DTP

Piscinas DTP cumple 20 años. Dos décadas de mucho trabajo, dedicación, ilusión y, por qué no decirlo, también obstáculos. Con motivo de tan señalada fecha queremos echar la vista atrás y hacer una breve retrospectiva del camino recorrido. Porque si algo nos define como empresa y como profesionales es el pasado. Y en Piscinas DTP estamos realmente orgullosos del nuestro.

Esta nueva sección que hoy abrimos será alimentada poco a poco en homenaje a estos 4 lustros que este año cumplimos. Porque echar la vista atrás es importante, para saber cómo debemos andar en el futuro.

UNA HISTORIA FAMILIAR

1989
Una firme convicción
El país todavía no está preparado para el concepto de piscinas prefabricadas. Es un producto poco valorado en favor de las piscinas de obra, muy valorada por los españoles. Metodio y Daniel, padre e hijo, confían ciegamente en la introducción de este tipo de piscinas y se embarcan en la tarea de conocimiento productivo, en su implantación y comercialización. Cuatro años después ya éramos los líderes regionales (Comunidad de Madrid).
1989
1995
Mejora continua
En la búsqueda de la mejora del producto y, por ende, del negocio, se buscan nuevos acuerdos comerciales y productivos con proveedores externos, que dan como resultado una mejora cualitativa de la logística, la infraestructura y la fabricación con poliéster (elemento básico de nuestras piscinas).
1995
1999
Piscinas DTP nace como empresa
Se incorpora al equipo Álvaro y ya son tres miembros de la familia Nieto los que marcan el camino. Además, confiados en nuestras posibilidades, decidimos producir, comercializar y distribuir nuestras piscinas para controlar todo el proceso. Desde su fabricación hasta su instalación al cliente. Para ello se crea una nueva empresa: Piscinas DTP, que llega hasta nuestros días.
1999
2001
"No", para la familia Nieto
España y Europa en general, ya valoran la calidad de las piscinas de poliéster y el modelo está en firme crecimiento, pero no es suficiente para la familia Nieto. Es por ello que la empresa se embarca en un gran programa de I+D+i y, tras largos procesos de aprendizaje en la mejora del producto, revolucionamos el mercado nacional con el lanzamiento de unas piscinas de poliéster con una calidad sin igual, más a más de la revolución industrial que supone la introducción de nuevos colores a nuestro catálogo, en un mercado acostumbrado a contar únicamente con el clásico azul. Cinco años después de nuestro nacimiento, podíamos decir alto y claro que éramos líderes en innovación en Europa.
2001
2007
Siempre crecer, siempre mejorar
Somos una empresa/fábrica seria que sabe lo que hace y es consciente de que nunca debemos soltar el acelerador. En un mercado tan competitivo como el nuestro se hacía necesario una evolución que derivara en una mejora de nuestras piscinas y de nuestro proceso productivo. Gracias a esta nueva inversión conseguimos tener la fábrica de poliéster más innovadora y ecológica de España. Mayte, una hermana más, se suma al equipo.
2007
2008
La gran crisis
Llega la peor recesión en décadas y en España afecta de lleno. La empresa sufre las consecuencias y lamentablemente tiene que adaptar su plantilla a las nuevas circunstancias. Cuatro años muy difíciles que se consiguen salvar con mucho esfuerzo.
2008
2013
Una nueva realidad
Poco a poco se estabiliza el mercado y, pese a que no se recupera la situación de crecimiento anterior, Piscinas DTP no ha perdido ni un ápice de fuerza. Se abre la empresa a nuevos mercados y el proceso de internacionalización tiene su primer hito con un acuerdo de colaboración en Emiratos Árabes Unidos. Además se crea una nueva red comercial nacional que nos permite ganar cuota de mercado en España.
2013
2014
Una familia al completo
Bárbara, la pequeña de los Nieto, se une al equipo de Piscinas DTP y los designios de la empresa ya son dirigidos por la familia al completo. La sólida unión familiar da lugar a que todos los esfuerzos de la compañía sean siempre constructivos ye en una misma dirección. Esta fortaleza se asienta en tres grandes líneas de actuación: evolución del producto, renovación de nuestra imagen corporativa para adaptarnos a una nueva realidad y, por último, invertir en la mejora de nuestra atención al cliente, un valor tremendamente tangible, que permite marcar diferencias.
2014

UNA VIDA EN IMÁGENES